divendres, 12 de juliol de 2013

la síndrome de trigorin

A l'Albert Arnaus

Nick Cave
Kurt Cobain
Albert Einstein
Frida Kahlo
Marilyn Monroe



*  *  
...me pregunto si no estaré comenzando a experimentar el síndrome de Trigorin, el escritor que aparece en La gaviota, de Chejov. Trigorin se sentía obligado a tomar notas de modo compulsivo. «Veo una nube en forma de piano», le cuenta a Nina, «e inmediatamente pienso que eso quedaría bien en una escena futura. Huelo un heliotropo y apunto: ‘Olor penetrante, color de viudedad, mencionar al describir una noche de verano o adjudicárselo al personaje de una viuda».
Pues así andamos: tomo notas a todas horas, que a veces triplican la extensión de lo que he de escribir. Tengo un cuaderno en la mesilla de noche y debería tener otro en la ducha, porque muchas ideas llegan bajo el agua, eso está estudiado. Tengo tacos de papel por toda la casa y post-it pegados en los lugares más inverosímiles. Tomo notas (otro cuaderno) en la oscuridad de un teatro o de la alcoba (para no despertar a mi mujer). Tomo notas en una esquina: intento sentirme como un personaje de Modiano, pero siempre parece que estoy poniendo una multa. Tomo notas para este artículo y el de la semana próxima, y para novelas y cuentos que a lo mejor no escribiré, o que cuando los escriba difícilmente sabré que nacieron de una nota olvidada. No tomo notas para recordar que he de tomar notas porque eso no puedo olvidarlo.
Marcos Ordoñez. «El síndrome de Trigorin». El País. 10|gener|2013.




2 comentaris:

  1. Em dic Susanna i tinc el síndrome de Trigorin... (Quan comença la reunió de TrigorinAnònims?).

    Tonàs, Mati!

    SU

    ResponElimina
    Respostes
    1. En prenc nota, Susanna!! Mirarem de començar el programa de recuperació després de l'estiu.

      Elimina