diumenge, 13 de febrer de 2011

lispector pils

Novela
Sería más atractivo si yo lo hiciese más atractivo. Usando, por ejemplo, alguna de las cosas que enmarcan una vida o una cosa o una novela o un personaje. Es perfectamente lícito hacerlo atractivo, pero existe el peligro de que un cuadro sea un cuadro porque el marco ha hecho de él un cuadro. Para leer, claro, prefiero lo atractivo, me cansa menos, me arrastra más, me delimita y me define. Para escribir, sin embargo, tengo que prescindir. La experiencia vale la pena, aunque sólo sea para quien ha escrito.

Mentir, pensar
Lo peor de mentir es que crea una falsa verdad. (No, no es tan obvio como parece, no es una perogrullada; sé que estoy diciendo una cosa pero que no sé decirla de la manera correcta, además lo que me irrita es que todo tiene que ser “de la manera correcta”, una imposición muy limitadora.) ¿Qué es lo que yo estaba intentando pensar? Tal vez esto: si la mentira fuese sólo la negación de la verdad, entonces ésta sería una de las maneras (negativas) de decir la verdad. Pero la peor mentira es la mentira “creadora”. (No hay duda: pensar me irrita, porque antes de empezar a intentar pensar yo sabía muy bien lo que sabía.)

Llegit a: Clarice Lispector. Para no olvidar: crónicas y otros textos. Siruela, 2007.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada