dimecres, 23 de novembre de 2011

a sangre y fuego, de manuel chaves nogales


A sangre y fuego és el títol de la sèrie de nou relats que Manuel Chaves Nogales (Sevilla, 1897-Londres, 1944) va escriure sobre la Guerra Civil espanyola. Periodista vocacional i paradigma de l'intel·lectual compromès amb el seu temps, l'autor s'allunya de la demagògia i del fàcil maniqueisme amb què sol tractar-se aquesta terrible època de la nostra història. És el desig d'imparcialitat el que provoca el sotrac en el lector: ni bons ni dolents, ni botxins ni màrtirs; tan sols hi ha crueltat, absurd, desorientació i obcecació d'uns i altres.

***

"Yo era eso que los sociólogos llaman un "pequeñoburgués liberal", ciudadano de una república democrática y parlamentaria. Trabajador intelectual al servicio de la industria regida por una burguesía capitalista heredera inmediata de la aristocracia terrateniente, que en mi país había monopolizado tradicionalmente los medios de producción y de cambio -como dicen los marxistas-, ganaba mi pan y mi libertad con una relativa holgura confeccionando periódicos y escribiendo artículos, reportajes, biografías, cuentos y novelas, con los que me hacía la ilusión de avivar el espíritu de mis compatriotas y suscitar en ellos el interés por los grandes temas de nuestro tiempo. Cuando iba a Moscú y al regreso contaba que los obreros rusos viven mal y soportan una dictadura que se hacen la ilusión de ejercer, mi patrón me felicitaba y me daba cariñosas palmaditas en la espalda. Cuando al regreso de Roma aseguraba que el fascismo no ha aumentado en un gramo la ración de pan del italiano, ni ha sabido acrecentar el acervo de sus valores morales, mi patrón no se mostraba tan satisfecho de mí ni creía que yo fuese realmente un buen periodista; pero, a fin de cuentas, a costa de buenas y malas caras, de elogios y censuras, yo iba sacando adelante mi verdad de intelectual liberal, ciudadano de una república democrática y parlamentaria.
[...] En realidad, y prescindiendo de toda prosopopeya, mi única y humilde verdad, la cosa mínima que yo pretendía sacar adelante, merced a mi artesanía y a través de la anécdota de mis relatos vividos o imaginados, mi única y humilde verdad era un odio insuperable a la estupidez y a la crueldad; es decir, una aversión natural al único pecado que para mí existe, el pecado contra la inteligencia, el pecado contra el Espíritu Santo." (Fragment del pròleg).

5 comentaris:

  1. "Trabajador intelectual al servicio de la industria regida por una burguesía capitalista heredera inmediata de la aristocracia terrateniente, que en mi país había monopolizado tradicionalmente los medios de producción y de cambio..." Quin trabalenguas! Em sembla que m'he perdut després de "industria". Igualment, sembla interessant. No podries recomanar algun dia algun llibre no interessant per variar?

    ResponElimina
  2. Pa mi que vol dir que era andalús, però no n'estic segura...

    ResponElimina
  3. En general, només puc parlar (i amb molta dificultat) dels llibres que em llamen. De la resta no en puc dir res perquè els abandono.

    ResponElimina
  4. A la Wikipedia (on, sinó?), podeu trobar un resum argumental dels nou relats.

    Conversa en un cafè de Valladolid, freqüentat per falangistes:
    "— (Habla el Cabezota) Lo de Sanbrian fue tal y como usted, señor Tirón, lo ha contado. Yo estuve allá. Y si no fue así, tendrá que venir algún vecino del pueblo a rectificarnos. Pero esté usted tranquilo, señor Tirón. Para eso nos tomamos nosotros el trabajo de que no quedase ni uno solo que pudiese contarlo.
    Tirón, que sabía a qué atenerse respecto a la verdad histórica y la verdad verdadera, sofisticaba:
    — El hecho en sí poco o nada importa. A la historia lo que le interesa es su sentido, la significación histórica que pueda tener, y ésa no se la dan nunca los mismos protagonistas, sino los que inmediatamente después de ellos nos afanamos por interpretarlo.
    — Es decir: ¿que me va usted a contar a mí, que estuve allí, lo que pasó en Sanbrian? — saltó Paco Citroen.
    — Y Tú, Paco, reconocerás que aquello fue tal y como yo lo cuento y no como tú, aturdidamente, hubieras creído. Tú estuviste allí, pero para enterarte de lo que pasó te faltaba perspectiva histórica.
    Paco iba a decir una grosería. Pero se calló".

    ResponElimina
  5. Quin fragment més bo! Ja veig que l'andalús (molt bona) també sap dir les coses clares, dins la cerimònia de la confusió que sempre és la història. D'altra banda, tota guerra és un horror d'horrors, però malgrat això, jo sé perfectament a quin bàndol pertanyien els meus "horrorosos", en aquest cas: els que no van començar l'horror.

    ResponElimina