dissabte, 24 de març de 2012

tal com érem





La primera referencia histórica del Convent del Carme de Vic se sitúa en 1418, cuando los Carmelitas se instalan en unas casas de la calle Gurb e inician la construcción de la iglesia conventual. A mediados del siglo XVII, la fortificación de la ciudad impone la necesidad de derribar esta edificación; poco tiempo después (1661) se inician las obras de construcción de un nuevo convento, proceso que concluirá bien entrado el siglo XVIII. Con las desamortizaciones del primer tercio del siglo XIX, el Convent del Carme abandona su uso histórico y se ve convertido en cuartel militar, condición que conserva hasta 1895, fecha en la que el edificio es transformado en escuela. En 1988 se inicia el proceso de rehabilitación del conjunto para la instalación de una exposición de objetos de piel, actividad manufacturera de la que la ciudad Vic conserva una larga tradición.
[...] Iniciada la intervención, la administración promotora reconsidera parcialmente la primera propuesta funcional con la incorporación del Archivo Comarcal y de una biblioteca pública. La imposibilidad de atender los nuevos requerimientos en el espacio disponible se resuelve mediante la cobertura del patio claustral que preside el conjunto, por medio de un elemento exento en forma de árbol, totalmente independiente del edificio original para no alterar sus comportamientos arquitectónicos y mecánicos.
Andreu Bosch i Lluís Cuspinera. "Rehabilitación del Convent del Carme. Vic", A: On diseño, núm. 171. 1996.


2 comentaris:

  1. ...malgrat pugui semblar el contrari, penso que les coses no han canviat tant...hi ha dies fins i tot que (estic segur) fa la mateixo olor...

    ResponElimina
    Respostes
    1. Pudor, diria jo. No es pot cobrir un claustre, sense garantir la ventilació. En aquest aspecte, cualquier tiempo pasado (y al descubierto) fue mejor! De ben segur.

      Elimina