dimecres, 9 de juliol de 2014

consells d'altri



GEORGES SIMENON: Sólo un consejo general de un escritor me ha resultado útil. Fue un consejo de Colette. Yo escribía relatos cortos para Le Matin, y Colette era editora literaria en aquella época. Recuerdo que le di dos relatos cortos y ella me los devolvió y yo lo intenté una y otra vez. Finalmente me dijo: «Mira, es demasiado literario, siempre es demasiado literario». Así que seguí su consejo. Es lo que hago cuando escribo, y es la tarea principal cuando reescribo.
ENTREVISTADOR: ¿Qué quiere decir con demasiado literario? ¿Qué es lo que suprime, ciertos tipos de palabras? 
GEORGES SIMENON: Adjetivos, adverbios y cualquier otra palabra que esté allí sólo para producir un efecto. Cada frase que esté allí sólo por la frase. O sea que si tiene una frase bonita, recórtela. Cada vez que encuentro algo semejante en una de mis novelas tengo que recortarlo.
[...]
E.: ¿Le gustaría decir algo más a los escritores principiantes?
GEORGES SIMENON: Escribir se considera una profesión, y no creo que lo sea. Creo que cualquiera que no necesite hacerse escritor, que crea que puede hacer otra cosa, debería hacer otra cosa. Escribir no es una profesión, sino una vocación de infelicidad. No creo que un artista pueda ser feliz jamás.

«Georges Simenon». A: The Paris Review. Entrevistas. El arte de la ficción. Selecció d' Ignacio Echevarría. Traducció de Raquel Herrera. El Aleph, 2007. P. 24.



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada