dilluns, 7 de juliol de 2014

els jugadors d'escacs



Bertolt Brecht i Walter Benjamin a Svendborg, Dinamarca, estiu de 1934.
© Bertolt Brecht Archiv.

«Durante los meses de verano de 1934, Walter Benjamin se encontró con Bertold Brecht en Svendborg, Dinamarca. En el libro de Erdmut Wizisla, Benjamin y Brecht. Historia de una amistad, de reciente publicación, esa amistad queda evidenciada por un conjunto de tres fotografías que muestran a los dos intelectuales absortos en las primeras etapas de un juego de ajedrez único. La primera es bien conocida y fue utilizada como telón de fondo en una reciente conferencia para la presentación del libro de Wizisla. La segunda fotografía, es un paso más adelante: Benjamin, mueve su caballo, mientras medita. La tercera fotografía, tomada desde la espalda de Benjamin, es la clave de la serie de jugadas.



El cambio de ángulo revela un peón negro, que es oscurecido por la reina en las otras dos fotografías. Este pequeño detalle abre el juego a la interpretación, haciendo posible la representación de la posición de la primera fotografía. Bertold Brecht tiene las piezas blancas y Walter Benjamin las de color negro. La configuración de los peones centrales blancos se colocan sobre las casillas negras y  resultan suficiente para identificar el juego después de haber comenzado con la apertura conocida como la Defensa Francesa.
Se infiere que Brecht, con las piezas blancas, abrió el juego al mover su peón de rey, dos casillas hacia adelante, a la que Benjamin respondió moviendo su peón equivalente, pero sólo una casilla hacia adelante».
«Una histórica partida de ajedrez entre Walter Benjamin y Bertold Brecht». Omar Montilla.




«Benjamin and Brecht: Attrition in friendship», Andrew McGettigan. Radical Philosophy, 161 (May/Jun 2010).
«It was better not to know. Chess News», Peter Buse. Radical Philosophy, 163 (Sep/Oct 2010).


4 comentaris:

  1. Els escacs mai m'han cridat l'atenció però... El Benjamin de "L'obra d'art...", o el Brecht de les "Cinc dificultats per a escriure la veritat"... Això són lluminàries enfocades al desert del seu -i encara nostre- present!

    ResponElimina
    Respostes
    1. A mi sí que em criden l'atenció, però no m'ha vagat mai d'aprendre'n. Sé moure les peces i prou. Sóc més de parxís i de dòmino.

      Elimina
  2. Quan t'ensenyi el Rumi (de fet Rummikub, però m'estimo més el nom del super poeta sufí) en quedaràs ben enganxada. L'aplec d'addictes que hem aconseguit ho certifica.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Tu quoque? El tinc a Galícia. Llargues timbes sota una figuera. Tota la tribu enganxadíssima, Girb.

      Elimina