dilluns, 15 de febrer de 2016

de professió, frenòleg


Representa que estic llegint Oso.
«Nada más doblar el meandro del río, Homer señaló hacia un punto y ella vio la casa, que se alzaba blanca contra el cielo oscuro. Contuvo la respiración y esperó. Después, ya cerca del embarcadero, comprobó que su primera impresión era cierta: la casa era un clásico octógono de Fowler.
—Increíble —dijo ella.
—No está mal, ¿eh?
—No se menciona en los libros. Hay un catálogo de casas así...»
Marian Engel. Oso. Traducció de Magdalena Palmer. Impedimenta, 2015. P. 23-24.
*
«Lou entró y se sentó aturdida a la mesa de la cocina. Oyó el ruido de la motora alejándose; después, nada. Abrió dos puertas para ver crepitar el fuego del dormitorio. Así que este era su reino: una casa octogonal, una casa llena de libros y un oso».
Ib., p. 33.
*
«En esta región, una casa como aquella era un absurdo, pensó. Demasiado intrincada, demasiado difícil de caldear, por mucho que su diseñador frenólogo la hubiera considerado buena para el cerebro. Construir semejante edificio en el Norte, entre cabañas de troncos y robustas granjas cuadradas, era ostentación colonial. Se estremeció al imaginar aquella escalera abierta en el inhóspito invierno. Cuando vendió esos planos, Fowler había recomendado una construcción de estuco casero que resultó ser tan duradero como una tira matamoscas. Era ese tipo de norteamericano ante el que todos nos previenen».
Ib., p. 42-43.

Com que la meva ignorància és infinita, no em queda altra que sortir disparada a la recerca d'una miqueta de llum.

·  Frenologia.
·  Octagon house.
·  Orson Squire Fowler.
·  Octagon House Inventory.
·  A la caza de los Fowler. Mark Twain desmonta la frenología.

 D'acord. Endavant.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada