divendres, 14 d’octubre de 2016

simone de beauvoir


Simone de Beauvoir fotografiada per Henri Cartier-Bresson, París, 1947.

«De mí se han creado dos imágenes. Soy una loca, una medio loca, una excéntrica. [...] Tengo hábitos disolutos; he practicado con asiduidad todos los vicios, mi vida es un contínuo carnaval, etc. Con zapatos de tacón bajo y los cabellos estirados, parezco una matrona, una institutriz (en el sentido peyorativo que da la derecha a la palabra), una jefe de escuadra de los boy scouts. Mi existencia transcurre entre libros o ante el escritorio, toda cerebro. [...] Nada impide conciliar ambos retratos. [...] Lo esencial es presentarme como una anormal. [...] La realidad es que soy una escritora: una mujer escritora no es un ama de casa que escribe, sino alguien cuya existencia está totalmente condicionada por la escritura. Una vida que vale tanto como cualquier otra: que tiene sus motivos, su orden y sus fines que pueden ser juzgados como extravagantes solo en el caso de que no se la comprenda en absoluto».
[...] Con sus cabellos estirados y su aire de «institutriz» profética, Henri Cartier-Bresson la retrata en el ángulo inferior del encuadre, con la calle Schoelcher de Montparnasse como fondo, donde la escritora vivió de 1955 a 1986.

Escritores. Grandes autores vistos por grandes fotógrafos. Groffredo Fofi (editor). Blume, 2014. P. 46.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada