dilluns, 10 de juliol de 2017

jinbōchō (tòquio)



Rodeado por universidades, Jimbocho debe su nombre a un samurái del siglo XVII. Este área fue destruida por el fuego en 1913 y uno de los primeros negocios en resurgir de las cenizas fue una librería, que finalmente se convertiría en la editorial Iwanami Shoten.
Más librerías y editoriales fueron seguidos por cafés, bares y restaurantes hasta que el área se convirtió en un punto clave para los lectores, coleccionistas y estudiantes. Hoy en día hay alrededor de 175 librerías, incluyendo unas 50 tiendas dedicadas a libros usados y raros. La variedad de tiendas en Jimbocho es impresionante – especialistas en manga, enormes tiendas dedicadas a libros nuevos, librerías académicas y escolares, venta de libros raros y usados, e incluso mercadillos.
Al igual que muchas áreas de Tokio el espacio es primordial, por eso las librerías están abarrotadas de libros hasta el techo. Muchas tiendas se alargan hasta las calles con estanterías y mesas llenas de libros, que invitan a los peatones a hacer un alto en su camino para buscar entre sus colecciones. La mayoría de las librerías están orientadas hacia el norte para evitar la exposición directa al sol durante los cálidos veranos, formando así una fila de librerías que hace las delicias de los lectores. El autor Japonés Haruki Murakami menciona a Jimbocho en muchas de sus obras, y además solía regir un club de jazz en sus alrededores. El mundialmente famoso editorial de manga Shueisha, se encuentra también en Jimbocho. Este distrito vive y respira libros y literatura.

Iberlibro. Un recorrido por las librerías de Tokio.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada