diumenge, 20 de desembre de 2020

de petita m'agradava llegir


A lo largo de los años he reunido tantos libros que, en conjunto, bien podría considerarse que forman una biblioteca. No sabría decir qué porcentaje de ellos he leído. Cada vez con más frecuencia, me pregunto cuántos de ellos llegaré a leer. Eso no ha enfriado en lo más mínimo mi pasión por adquirir más libros. Pero me ha llevado a reflexionar sobre el significado que tienen para mí, y sobre el hecho de que encarnen en buena medida las bondades de la bondad de la vida. Hace poco compré un libro titulado On What Cannot Be Said: Apophatic Discourses in Philosophy, Religion, Literature, and the Arts, Volume One: Classic Formulations. El título por sí solo ya vale más que el precio del libro, y luego está el índice. Hasta el momento sólo he leído este último y los extractos de la última obra seleccionada, The Wandering Cherub, de Angelus Silesius, que escribió en el siglo XVIII.

[...] Amo a los escritores de mis mil libros. Me complace imaginar lo pasmado que se quedaría el bueno de Homero, quienquiera que fuese, al ver sus epopeyas en la estantería de un ser tan inimaginable para él como yo, en medio de un continente del que no se tenía noticia. Amo la numerosa minoría de escritores de mis estanterías que han luchado con palabras y pensamientos, y, en mi opinión, han perdido. Todos juntos conforman mi comunidad, los creadores de la idea misma de lo que son los libros, la poesía y las narraciones largas, y de la asombrosa conversación humana que se ha desarrollado a lo largo de milenios, en los buenos y malos momentos, sin importar el interés ni la utilidad inmediata...

 

Marilynne Robinson. Cuando era niña me gustaba leer. Traducció de Vicente Campos. Galaxia Gutenberg, 2017. P. 31-33.


______________
Sobre lo que no puede enunciarse: discursos apofáticos en la filosofía, o la religión, la literatura y las artes. Volumen Primero: Formulaciones Clásicas.


2 comentaris:

  1. Hola,
    que bonic el que diu l´autora Marilynne Robinson sobre els llibres i la seva biblioteca.
    "Todos conforman mi comunidad, (...) sin importar el interés ni la utilidad immediata...

    Per mi LILA ja respira això,i el que no recordava era que fos l´autora de Home, llegida en el seu moment.

    Imma

    ResponElimina
    Respostes
    1. Uf, Lila: paraules majors. Per a mi, si més no. La Biblia, una llibreta i un llapis. El llibre d'Ezequiel. El de Job. I una navalla a la lligacama, que tant pot matar un home com pelar una poma. Me'n recordo perfectament.

      Elimina