dilluns, 10 de gener de 2022

misèria i companyia


TAMARA DJERMANOVIC
«Crimen y castigo». A: La literatura admirable. Del Génesis a Lolita. Pasado y presente, 2018.

La descripción de la vida de los barrios bajos de San Petersburgo, por donde se mueve la mayoría de los personajes de Crimen y castigo, apunta a la miseria generalizada en la que vivía gran parte de la población rusa entrada la segunda mitad del siglo XIX. Por otro lado, a Dostoyevski le preocupaba el radicalismo de aquella parte de la juventud que creía que todo es lícito con tal de cambiar el estado de las cosas.
El novelista apunta a algunas figuras históricas concretas de su época, en primer lugar a Nikolái Chernishevski y a Dimitri Pisarev. Chernishevski había afirmado que un zapatero era más importante que Pushkin, siguiendo la estela de Bazárov y de nihilistas como Turguéniev, que en su Padres e hijos afirmó que «las botas son más importantes que Shakespeare» (es decir: hacer algo útil vale más que el genio creativo), mientras que Pisarev proclamaba establecer una tabula rasa por medio de la destrucción total.
Un acontecimiento asombroso acompaña directamente la publicación de la novela: el asesinato cometido por un estudiante moscovita, Alekséi Danilov, dos semanas y medio antes de la publicación de Crimen y castigo. La primera entrega del libro salió en Russki vyesnik el 30 de enero de 1866. El 12 de enero del mismo año, Danilov había acudido a la casa de un tal Popov, donde mató con una navaja tanto a este prestamista como a su sirvienta, llevándose el botín. Aunque el estudiante moscovita, a diferencia de Raskólnikov, negó siempre los hechos, le condenaron a nueve años de trabajos forzados en una mina de Siberia.
No obstante, la motivación social del crimen en la novela de Dostoyevski se complementa con la motivación ideológica y psicológica, que en realidad le interesan mucho más que la primera. Lo que quiere comunicar el escritor  es que no cualquier joven sin medios para seguir estudiando ni pagar el alquiler de un cuchitril parecido a una tumba en la capital rusa desarrollaría las ideas que llevan a Raskólnikov a pensar y cometer el asesinato, y sufrir luego por ello. Y aquí está el quid no solo de esta novela, sino de toda la escritura dostoyevskiana: «El hombre es un secreto. Es necesario descubrirlo, y si pasas toda la vida haciéndolo no digas que has perdido el tiempo», había declarado al inicio de su carrera literaria, insistiendo en que desvelar los secretos del alma era su mayor preocupación como escritor.
En este universo antropocéntrico, su gran tema es la irracionalidad humana, que en este libro aborda a través del protagonista y otros personajes secundarios, entre los que destaca en este sentido Semión Zajárovich Marmeládov...

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada