dimecres, 8 de desembre de 2010

diari de kafka, quadern dotzè.

8 [ octubre de 1917]. Entretanto: Cartas quejosas de Felice, Grete Bloch me amenaza con una carta, desconsuelo, dar de comer a las cabras, campo agujereado por ratones, desenterrar patatas (“Cómo nos sopla el viento en el culo”), cortar escaramujos, el campesino Feigl (siete chiquillas, una pequeña, de mirada dulce, con un conejito blanco encima de su hombro), en la habitación el cuadro El emperador Francisco José en la cripta de los capuchinos, el campesino Kunz (poderoso, relata con orgullo la historia de su granja, pero amable y bueno). Impresión general de los campesinos: aristócratas que han encontrado su salvación en la agricultura, en la que han organizado tan sabia y humildemente su trabajo que este se inserta sin lagunas en el todo y ellos quedan preservados, hasta su bienaventurada muerte, de toda inestabilidad y todo vértigo. Verdaderos ciudadanos de la Tierra. – Los zagales que al atardecer van corriendo detrás del rebaño fugitivo y disperso de las vacas por los extensos campos de labor situados en lo alto, y una y otra vez tienen que tirar de la cuerda de un novillo que se niega a seguirlos.- Copperfield, de Dickens (El fogonero, pura imitación de Dickens; la novela proyectada, más todavia. Historia de la maleta, el muchacho que hace dichosos a todos y a todos encanta, los trabajos humildes, la amante en la granja, las casas suciaqs, entre otras cosas, pero sobre todo el método. Como veo ahora, mi intención era escribir una novela de Dickens, únicamente enriquecida con las luces más vivas que he tomado de nuestra época y con las más opacas que saco de mí mismo. Riqueza de Dickens, su poderosa e irreflexiva afluencia de ideas, y por este motivo, tantos pasajes de espantosa flojedad en los que no hace otra cosa que mezclar, cansado, lo ya conseguido. Impresión de barbarie causada por el insensato conjunto, una barbarie que yo he evitado gracias a mi debilidad y a estar aleccionado por mi epigonismo. Inhumanidad disimulada tras su estilo desbordante de sentimiento. Esos bloques de tosca caracterización que son insertados artificialmente en cada ser humano y sin los cuales no estaría Dickens en condiciones de hacer que su historia avanzase ni siquiera por un momento. Conexión de Walser con Dickens en el impreciso uso de metáforas abstractas).
Franz Kafka. Obras Completas, Vol. II. Trad. Andrés Sánchez Pascual, Joan Parra Contreras. Galaxia Gutenberg, Circulo de lectores, 2000.

http://www.davidwheldon.co.uk/firstencounter.html

http://www.traces.uab.es/tracesbd/elpais/pais090108_02.pdf

http://www.pep-web.org/document.php?id=aim.016.0367a

http://franzkafkaamerika.blogspot.com/2008_11_01_archive.html

2 comentaris:

  1. Les aparicions d'elements dickensians a l'obra de Kafka tenen com a paradigma aquesta novel·la (inacabada, per variar...) America té una lluminositat i una alegria que costa de trobar en la resta de la producció de Kafka. El poder de Dickens és tan gran que és capaç de fer escriure alegrement fins i tot Kafka!

    ResponElimina
  2. Bona aquesta, David.
    La veritat és que m’ho he pasat més bé llegint les tres novel•les inacabades de K. que llegint-ne moltes d’acabades i ben acabades.
    L’havia llegit fa temps i en tenia una idea ben diferent a la que em queda ara, ara l’hi he vist el cantó humorístic, et juro que durant la lectura del procés em vaig fotre més d’un fart de riure....serà l’edat?
    Salut company.

    ResponElimina