dimecres, 16 de febrer de 2011

stevenson a james


Ni el lloc és Tautira ni l'home que acompanya els Stevenson en aquesta fotografia es diu Rui.


Honolulú [marzo de 1889]

Mi querido James:

Sí -lo confieso- soy infiel a la amistad y (lo que es menos, pero aun así considerable) a la civilización. Voy a estar otro año sin volver a casa. Ahí está, lisa y llanamente, y ahora ya no creerá en mí en absoluto y me lo tendré bien merecido (como dice usted) y que el diablo me lleve. Pero fíjese y júzgueme tiernamente. Me lo he pasado mejor y he disfrutado más en estos últimos meses que en toda mi vida, y he gozado de mejor salud que en ninguna época durante diez largos años. Y aunque aquí, en Honolulú, me he marchitado en el frío, y este preciado abismo está lleno de islas que aún podemos visitar, y aunque el mar es un lugar mortal me gusta estar aquí y me gustan las turbonadas (cuando han pasado), y no puedo decir cuánto me gusta acercarme a una nueva isla. En resumen, voy a seguir un año más en este género de vida y me propongo seguir trabajando entre las flechas envenenadas, y me propongo (si puede ser) volver cuando la cosa esté terminada y conversar con Henry James como hasta ahora; y entretanto mandar instrucciones a Henry James para que me escriba una vez más. Que se dirija aquí, a Honolulú, pues mis opiniones son vagas, y si manda aquí su carta vendrá y me encontrará, si se me puede encontrar; y si no se me puede encontrar, el hombre James habrá cumplido con su deber y todos estaremos en el fondo del mar, donde a ningún empleado de correos se le puede pedir que nos descubra, o languideciendo en una isla de coral como filosóficos esclavos de algún bárbaro potentado, tal vez de un misionero americano. Mi mujer acaba de mandar a la señora Sitwell la traducción (tant bien que mal) de una carta que he recibido de mi principal amigo en esta parte del mundo: vaya a verla y haga que se la lea; le hará bien; es un método de correspondencia todavía mejor que el de Henry James. Estoy bromeando pero, en serio, es una cosa extraña para un escritor duro, enfermo y de mediana edad como R.L.S. recibir una carta concebida de este modo de un hombre de cincuenta años, político destacado, orador y el gran ingenio de su aldea: dicho osadamente, "el muy popular parlamentario de Tautira". Mi siglo diecinueve resulta chocante aquí y se coloca al lado de algo hermoso y antiguo. Creo que la recepción de semejante carta podría humillar, ¿diré incluso a...?; y en cuanto a mí, preferiría haberla recibido a haber escrito Redgauntlet o la sexta Eneida. Dicho todo, si mis libros me han permitido o me han ayudado a hacer este viaje, a conocer a Rui y a recibir una carta como ésta, no han sido escritos (utilizando la vieja expresión preliminar) en vano. De esto se deduciría que no me he sentido tan humillado como inflado; pero, se lo aseguro, de hecho me he sentido ambas cosas.
Un poco de lo que dice esta carta es mi propia ganancia; no todo, pero sí un poco; ese poco me hace sentirme orgulloso y todo lo demás avergonzado; en contraste, ¡cómo supera en hermosura el hombre antiguo al de hoy!
Bueno, bueno, Henry James está muy bien, aunque es del siglo diecinueve, y eso salta a la vista. Y para tratar de congraciarme con él desearía poder ser más explícito, pero en realidad sigo siendo por necesidad extremadamente vago y no puedo decir lo que voy a hacer ni adónde voy a ir por algún tiempo más. En cuanto esté seguro se lo haré saber. Todos estamos notablemente bien; mi mujer, su compatriota, la que menos de todos; los problemas no faltan por completo, pero en conjunto prosperamos y somos todos afectísimamente suyos,

Robert Louis Stevenson


Henry James, Robert Louis Stevenson: crónica de una amistad. Correspondencia y otros escritos. Hiperión, 2000. P. 137-139.




6 comentaris:

  1. Fragment de la carta que Rui va adreçar a Stevenson:
    "Le hago saber mi gran afecto. A la hora en que nos dejó me llenaron las lágrimas; a mi mujer, Rui Telime, también, y a todos los de mi casa. Cuando embarcó sentí una gran tristeza. Por ello fuí camino arriba, y usted miró desde aquel barco, y yo lo miré en aquel barco con gran pesar hasta que usted había levado el ancla e izado las velas. Cuando el barco zarpó corrí por la playa para seguir viéndolo; y cuando esruvo en mar abierto le grité: "¡Adiós, Louis!; y mientras volvía a mi casa me pareció oír su voz gritando: ¡Rui, adiós! Después contemplé el barco hasta que cayó la noche; y cuando estuvo oscuro me dije que si tuviera alas volaría hasta el barco para reunirme con ustedes y dormir entre ustedes, para así poder volver a la costa y decir a Rui Telime: "He dormido en el barco de Teriitera"..."

    ResponElimina
  2. Mira, aquesta és la meva fotografia preferida de Stevenson. No tan sols és una qüestió de preferències, sinó d'enveja. Donaria un dit per ser jo i no ell el qui jeu damunt l'herba. Provaré amb el Fotoxop.

    ResponElimina
  3. Doncs ja posats, podries mirar d'incloure el meu clatell, plis?

    ResponElimina
  4. ai, m'ha caigut un feble! Fiqueu(-hi) aquest "-hi" on calgui.

    ResponElimina
  5. Matilde, a veure si m'hi poso una estona i aconsegeixo incloure la meva cara, el teu clatell i algun pronom feble, que sempre farà més català.

    ResponElimina
  6. Valens!, vull dir, d'acord!

    ResponElimina