dissabte, 8 de febrer de 2014

el gènere femení


 ¿NO SERÁ que estoy poseída por la obsesión de escribir dos páginas que no suenen como las recomendaciones que el fabricante pega en los botes de disolvente químico? Ayer estuve mirando fijamente los guantes de cocina, de mujer a mano de látex, y les pregunté si se podía superar la escisión entre los placeres del agua caliente formando crestas de detergente y los rigores de la composición. La respuesta fue de compromiso. Recurrí a Virginia Woolf. Recurrí a Safo. A santa Emily Dickinson. Recurrí a Anne Carson (no puedo tomarme a Jane Austen en serio como modelo, ¡se murió virgen!). Si las obligas a desfilar, antes de que cada una se ponga a andar a su bola, verás el tema secreto del alma femenina: el lamento. Por quedarse en casa, por no casarse con quien querían, por no tener habitación propia, por no poder trabajar, por envejecer sin el apoyo de un joven semental que les proporcione las últimas dosis de aliento y satisfacción sensitiva. Variaciones sofisticadas sobre el noble oficio de plañir. Yo me casé con quien quise, Amanda, puedo irme, tengo mi trabajo, tengo mi propio estudio [...] El progreso me ha arrebatado mis temas. ¿Cómo se las arreglan mis colegas? Escriben esos libros sobre lo que les gustaría ser, palabrería feminista, una mentira tras otra, cuando simulan ser unas zorras vienen ganas de llorar; los varones pueden alcanzar cumbres de idiotez entrañables si retratan mujeres, pero nunca suenan tan falsas como las heroínas de nuestras escritoras. Belén Gopegui escribe esos libros tan inteligentes sobre los riesgos y las contraindicaciones de la militancia, lo he intentado, Clara se va a la obra, pero no me sale, tengo una vaporosa conciencia social, no soy como tú, no podría dedicarle tiempo. ¿Qué me obsesiona? ¿Cuál es mi tema? Escucharos. Ése es mi talento.

Gonzalo Torné. Hilos de sangre. Mondadori, 2010. P. 67-68.



5 comentaris:

  1. Mati, ara estàs llegint el Gonzalo Torné?
    Ep, diga'm cotilla…
    SU

    ResponElimina
    Respostes
    1. La pila dels 'començats' ja és més alta que la dels pendents, Su. Exigències del guió, és a dir, les lectures obligatòries, les del club, vaja, que s'imposen i m'obliguen a aparcar les 'fora de programa' en doble i triple fila. Si en fa de dies que estic a voltes amb el Torné, la Mandelstam i en Mordecai Richler! Ara, per acabar-ho d'adobar, hi he afegit els Diaris d'en Cheever. Vou louquear, que diem en gallec.

      Elimina
  2. Mati, t'admiro cosa de no dir…
    Volia que ho sabessis.
    Petó,
    SU

    ResponElimina
    Respostes
    1. D'entrada se m'ha acudit demanar-te el perquè, però després he considerat que serà millor deixar-ho així, sense entrar en detalls, Su.

      Elimina
  3. Em sembla bé…
    Salut i bones lectures, sempre!
    SU

    ResponElimina