dimarts, 18 de febrer de 2014

the isolator


Science and Invention, juliol de 1925.

Tras el nombre de Hugo Gernsback se esconde un hombre que peleó por despertar el interés por la ciencia ficción, por que tuviera la consideración de un género literario más y sus aspiraciones fueran tomadas en serio desde un punto de vista técnico y científico. Entre sus muchas proezas patentó 80 inventos, fue pionero de la radioafición y fundador y director en 1911 de la revista estadounidense Modern Electrics —la primera publicación dedicada a la electrónica y a la radio para el público general— y en 1926 de Amazing Stories, la primera dedicada por completo a relatos de ciencia ficción. Su mente inquieta vislumbró ingenios que luego se hicieron realidad, como la televisión de pantalla plana y los generadores de energía solar.
Muchos consideran que merece compartir el título de padre de la ciencia ficción junto a los escritores Julio Verne y H.G. Wells. El inventor, escritor y director iniciador de la edad de oro del género en el siglo XX ha sido también fuente de inspiración para autores literarios actuales, entre ellos William Gibson, Bruce Sterling y Rudy Rucker. Gernsback incluso tiene unos premios a su nombre (los Hugo), galardones anuales otorgados en los EE UU en la Convención Mundial de Ciencia Ficción a creadores que eligen este género para sus obras.

Helena Celdrán. «Hugo Gernsback, inventor, visionario e impulsor de la edad de oro de la ciencia ficción». 20minutos.es.

Hugo Gernsback, amb les seves Tv glasses,
 a la portada de la revista Life, 1963.


3 comentaris:

  1. El gran Hugo! Ves per on, jo l'imaginava un home força seriós, com molts autors de SF que deixen anar la seua vena freak només quan escriuen. Em queia bé; ara després de veure els seus invents, en cau també simpàtic.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Doncs em temo que els escriptors que treballaven per a ell, els qui publicaven relats a les seves revistes, no compartirien la teva simpatia, Leb, perquè resulta que el paio era un 'negrero' que riu-te'n del marquès de Comillas. Pagava poc i malament. Bé, ningú no és perfecte.

      Elimina