divendres, 7 de març de 2014

bares, qué lugares!





 P: Si en Finlandia están menos horas en clase y no aprenden a leer hasta los siete años, ¿Cuál es la flor de su secreto?
R: Muchas cosas: familias muy lectoras que van a la biblioteca como nosotros vamos al bar; una iglesia, la luterana, que asocia la lectura a lo sagrado; unos servicios extraordinarios, donde cualquiera tiene derecho a cualquier libro pagado con fondos públicos.
Además, la televisión emite en versión original subtitulada, lo que motiva a los niños a aprender e incrementa su velocidad lectura.
P: Las mejoras, entonces, ¿empiezan por leer más?
R: Es una de las cosas. Otra es el sentido de la responsabilidad, que generalmente, delegamos en otros.
En Finlandia a ningún estudiante se le ocurre que su padre o el maestro le diga cómo estudiar o qué debe hacer. Ese sentido de responsabilidad se transmite en un tándem entre los propios alumnos, las familias y los profesores.
P: ¿Cuántas leyes de educación han necesitado para tener el mejor sistema educativo mundial?
R: ¡Una sola!
Su filosofía fue hacer un gran debate, durante años, entre todos los colectivos. Luego, los partidos se pusieron de acuerdo. Allí una ley de educación exige del apoyo de dos tercios del Congreso.

Entrevista de Chema R. Morais a Xavier Melgarejo. El Heraldo de Aragón. 28|2|2014.

[Font: DesEquiLIBROS.]







Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada