dilluns, 19 de gener de 2015

e d'emma

 Font: Fancy Ephemera Paper Dolls.

La pobre Emma, destrozada por la usura más que por el amor, posee tanta vitalidad que pasamos por alto sus tonterías.
Mujer mucho más sensual que el promedio, su capacidad para la vida y el amor nos hace admirarla e incluso amarla pues nos reconocemos en ella, como le sucedía al propio Flaubert.
¿Por qué es Emma tan singular? ¿Por qué, si algo puede ir mal, a ella le saldrá mal? Freud, al igual que los antiguos, pensaba que no existían los accidentes. Ethos es el daimon, el carácter de un hombre es su destino, y todo lo que le ocurre a uno empieza a ser parte de uno. Releyendo, nos angustia contemplar las fases que va cumpliendo Emma, su camino hacia la autodestrucción. Esta angustia se multiplica a pesar del celebrado distanciamiento de Flaubert, en buena medida por su pasmoso talento para sugerir cuántas diferentes conciencias invaden y vulneran a toda conciencia individual, incluso una tan convencional como la de Emma. El yo de Emma es un otro y se agrava con la aprensión sexual en que se encuentra ella.
«Los enfermos histéricos sufren principalmente de reminiscencias», reza la famosa y elocuente fórmula que Freud acuñó. Como Flaubert antes que él, Freud llegó a ver que las Emmas —es decir, casi todo el mundo— sufrían por las pulsiones reprimidas. Más tarde, en su etapa final, Freud arribó a una visión sumamente clara en la última parte de Inhibición, síntoma y angustia que, a mi entender, puede leerse como un comentario crucial acerca de Emma Bovary. No es el deseo reprimido el que origina la angustia; es una angustia primaria la que ocasiona la represión. En cuanto a la variedad de neurosis involucradas, Freud especuló que la histeria provendría del miedo a dejar de ser amado. Emma se mata en un rapto de histeria suscitado por un problema financiero bastante trivial, pero por debajo de esto subyace su terrible miedo a no encontrar más amantes.
[...] Emma (como muchos críticos apuntaron ya) tiene algo de versió femenina de Don Quijote. Como el hidalgo caballero, Emma es víctima de la realidad. [...] A falta de un Sancho, Emma encuentra a su encantada Dulcinea en el mezquino Rodolphe. Flaubert se castigó a sí mismo, Emma mediante, al mezclar las fantasías de pasión ideal que tiene Emma con el venenoso orden de la realidad social de una provincia y con el también venenoso orden de la alucinada representación. La mezcla es cruel, magnífica y de una irrepetible categoría estética. Emma no es sublime, pero el romanticismo de Flaubert  —romanticismo a contrapelo— nos convence de que una escritura potente y magistral puede representar el tedio con vívida fuerza.

Harold Bloom. Novelas y novelistas. El canon de la novela. Traducció de Eduardo Berti. Páginas de espuma, 2012. P. 245- 250.

*

Fa uns dies em vaig referir al debat que es va plantejar en classe sobre la figura de Madame Bovary, un personatge literari que no deixa indiferent al lector. La seua aventura ens qüestiona i provoca la nostra reacció personal. Per als alumnes, Charles sempre acaba sent «el pobre Charles», una mescla escassament digestiva de commiseració i d'exasperació alhora. Emma, per la seua banda, sol suscitar una certa prevenció emocional. Potser perquè, encara que és presentada vivint en un món d'il·lusions, actua conscientment i metòdicament per aconseguir el que vol. Per això al lector li resulta difícil compadir-la com a víctima d'un engany. Un altre factor que reforça aquesta prevenció és que la recerca de la felicitat per part d'Emma és totalment egoista. És un personatge que fa una mica de por.
Per tancar el debat vam llegir dos textos de Vladimir Nabokov i Mario Vargas Llosa, que no són uns comentaris literaris pròpiament dits, sinó unes valoracions morals d'aquest personatge literari. [...]
Com ja us podeu imaginar, a l'hora de valorar el personatge d'Emma Bovary, Nabokov fa anar la destral amb la contundència habitual. El text de Vargas LLosa, en canvi, és tant una vindicació com un panegíric del personatge. En el fons, però, són dos textos que es complementen. Aquest és el text de Nabokov:

Emma Bovary  és intel·ligent, sensible, relativament culta, però té un esperit superficial: el seu encant, bellesa i refinament no anul·len el fatal filisteisme que hi ha en ella.  Els seus somieigs exòtics no li impedeixen ser en el fons una burgesa provinciana, aferrar-se a les idees convencionals o violar aquest o aquell altre convencionalisme, i l’adulteri és la forma més convencional d’elevar-se per sobre d’allò convencional.
Charles també és un filisteu, però també és un ésser humà patètic. El que troba en Emma és curiosament el que la pròpia Emma cerca i no troba en els seus somiegs romàntics. Charles percep en Emma un encant, luxe, poesia… A més, el seu amor per Emma és un sentiment real, profund i veritable, en absolut contrast amb les emocions frívoles o brutals que experimenten Rodolphe i Léon, els seus amants vulgars i infatuats.  La persona més insulsa i inepta del llibre és l’única  redimida per l’amor que professa a Emma, tant en vida com morta.
Emma és falsa, mentidera per naturalesa. La seua vulgaritat intel·lectual no és tan evident com la d’Homais, però tots dos tenen alguna cosa en comú. Els aspectes pseudoprogressistes d’Homais tenen el seu contrapunt en el caràcter pseudoromàntic d’Emma. En Emma, però, la vulgaritat i el filisteisme queden velats per la seua gràcia, la seua astúcia, la seua bellesa, el seu poder d’idealització i pel fet que la seua vida acaba en tragèdia humana.

I aquest altre el de Vargas Llosa:

La rebeldía, en el caso de Emma, no tiene el semblante épico que en el de los héroes viriles de la novela decimonónica, pero no es menos heroica. Se trata de una rebeldía individual y, en apariencia, egoísta: ella violenta los códigos del medio azuzada por problemas estrictamente suyos, no en nombre de la humanidad, de cierta ética o ideología. Es porque su fantasía y su cuerpo, sus sueños y sus apetitos, se sienten aherrojados por la sociedad, que Emma sufre, es adúltera, miente, roba, y, finalmente, se suicida. Su derrota no prueba que ella estaba en el error y los burgueses de Yonville-l'Abbaye en lo cierto, que Dios la castiga por su crimen, como sostuvo en el juicio Maitre Sénard, el defensor de la novela (su defensa es tan farisea como la acusación del Fiscal Pinard, secreto redactor de versos pornográficos), sino, simplemente, que la lucha era desigual: Emma estaba sola, y, por impulsiva y sentimental, solía equivocar el camino, empeñarse en acciones que, en última instancia, favorecían al enemigo. [...]
Emma quiere gozar, no se resigna a reprimir en sí esa profunda exigencia sensual que Charles no puede satisfacer porque ni sabe que existe, y quiere, además, rodear su vida de elementos superfluos y gratos, la elegancia, el refinamiento, materializar en objetos el apetito de belleza que han hecho brotar en ella su imaginación, su sensibilidad y sus lecturas. Emma quiere conocer otros mundos, otras gentes, no acepta que su vida transcurra hasta el fin dentro del horizonte obtuso de Yonville, y quiere, también, que su existencia sea diversa y exaltante, que en ella figuren la aventura y el riesgo, los gestos teatrales y magníficos de la generosidad y el sacrificio.


Enric Iborra. «Emma Bovary». A: Un son profund. Dietari d'un curs de literatura, Viena, 2013. P. 235-237.




Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada