dilluns, 13 de juliol de 2015

llibres a la carta


El cocinero murciano Firo Vázquez realiza en su restaurante El Olivar de Moratalla platos de verdad, pero sus papeles comestibles también lo son. En 2003 empezó a pintar obleas con tinta de calamar, y curiosas lunas reposaban en los platos. Luego realizó menús que se podían oler y comer y hasta se atrevió en 2006 con un Quijote con páginas masticables. Con tintas naturales, impregnaciones de aceite y diferentes harinas como herramientas, ha hecho sopas de palabras, cuentos infantiles, recetas, tarjetas de visita, portadas y revistas personalizadas, maquetas de monumentos de su tierra… Lo que Firo Vázquez llama “r-evolución gastronómica” lo entiende como incitar al comensal a “catar y jugar”. La experiencia visual y gustativa la incentiva con sus apetitosos juguetes.
 El País. 19|gener|2012.

Corteza Cortázar en Rayuela.
Quijote comestible.

[Font: El País. 19|gener|2012]


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada