dimarts, 20 de juny de 2017

a bouillon



Libros de geografía, viejos atlas, obras que versan sobre cultura, pueblos y regiones. Todos datan de los siglos XVIII y XIX y han permanecido intactos durante los últimos 200 años, encerrados en una biblioteca particular en Bouillon, un pequeño municipio belga, cercano a la frontera con Francia y con mucha historia a sus espaldas.
Hasta esta zona cercana al río Semois, cuna de Godofredo de Bouillon, héroe de la Primera Cruzada en Tierra Santa (1096), llegó para refugiarse un intelectual que huía de la Revolución Francesa. Y no lo hizo solo. Entre su equipaje había 182 libros raros que protegió con esmero.
La colección cuenta con un viejo atlas de Abraham Ortelius. Este cartógrafo y geógrafo de Amberes, conocido como el “Ptolomeo del siglo XVI”, fue el padre de la cartografía flamenca junto con Gerardus Mercator. El libro descubierto ahora data de 1575 y es considerado el primer atlas moderno.
Sólo fueron impresas un centenar de copias en su momento, lo que convierte a este libro en una obra de excepcional valor histórico que se estima que tiene un precio mínimo de entre 40.000 y 45.000 euros.
Los libros contienen descripciones excepcionales de países, regiones, pueblos y culturas de los lugares más exóticos. La biblioteca que permaneció escondida al pie del imponente Castillo de Bouillon, el ejemplo más antiguo de arquitectura feudal en Bélgica, construido en el siglo VIII por orden de Carlos Martel, y ahora será subastada.
La puja, en la que podrán participar compradores de todo el mundo, se llevará a cabo este mismo martes 20 de junio. A la espera de ser vendidos, todos los libros se pudieron admirar a finales de la semana pasada en una exposición que se realizó en el Hotel de Ventes Horta de Bruselas.

David Ruiz Marull. La biblioteca que pasó 200 años oculta. La Vanguardia. 19|6|2017.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada