dijous, 12 de juliol de 2018

premis i gènere


En 1998 formé parte de un jurado de tres personas para juzgar un premio literario. De ciento cuatro novelas presentadas, elegimos a un ganador y cuatro finalistas, después de llegar al consenso con una facilidad y una unanimidad poco usuales. Éramos tres mujeres, y todos los libros que elegimos habían sido escritos por mujeres. La mayor y más sabia de nosotras dijo: ¡Ay! Si un jurado compuesto por mujeres solo elige finalistas mujeres, la gente nos tildará de camarilla feminista, desestimará las elecciones por prejuiciosas y el libro ganador saldrá perjudicado.
Dije yo: Pero si fuésemos hombres y eligiéramos solo libros escritos por hombres, nadie diría ni pío.
Es cierto, dijo la Mujer Sabia, pero queremos que la ganadora goce de credibilidad, y la única manera de que tres mujeres puedan conseguir credibilidad como jurado es nominando a hombres entre los finalistas.
Contra mis inclinaciones y mi voluntad, le di la razón.
Y de este modo, dos mujeres que habrían debido estar entre los finalistas se vieron expulsadas y dos hombres cuyos libros estaban en los puestos seis y siete pasaron a formar parte de ese grupo...

Ursula K. Le Guin. «Premios y género». A: Contar es escuchar. Sobre la escritura, la lectura, la imaginación. Círculo de tiza, 2018. P. 195-196.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada