diumenge, 19 de juliol de 2020

autoretrat



Siempre pertrechado para irse al infierno en cualquier momento. El rostro magullado y recalentado acusa las rápidas y sucesivas estupefaciones sufridas a lo largo del día, y algo en él se está desplomando con estrépito de himnos idiotas y banderas depravadas. Las facciones se traban, compulsivas, antes de desmoronarse. Se trata de un sujeto sospechoso de inapetencias diversas y como deslomado, desriñonado y despaldado. Ceñudo, maldiciente, tiene la pupila desarmada y descreída, escépticos los hombros, la nariz garbancera y un relámpago negro en el corazón y en la memoria.

No ha tenido mucho gusto en haberse conocido, habría preferido pasar de largo de sí mismo, pero acepta resignado el saludo hipócrita del espejo y la broma pesada de la vida: al nacer se equivocó de país, de continente, de época, de oficio y probablemente de sexo. Hay en los ojos harapientos, arrimados a la nariz tumultuosa, una incurable nostalgia del payaso de circo que siempre quiso ser. Enmascararse, disfrazarse, camuflarse, ser otro. El Coyote de Las Ánimas. El jorobado del cine Delicias. El vampiro del cine Rovira. El monstruo del cine Verdi. El fantasma del cine Roxy. Nostalgia de no haber sido alguno de ellos. Es fláccida la encarnadura facial, quizá porque la larga ensoñación detrás de las máscaras imposibles, el aburrimiento y el alcohol y la luctuosa telaraña franquista de casi cuarenta años abofetearon y abotargaron las mejillas y las ilusiones.

El tipo es bajo, desmañado, poco hablador, taciturno y burlón. No se considera un intelectual, y soporta mal que le traten como si lo fuera. Ama las tabernas y las papelerías de barrio y los flancos luminosos de los quioscos que exhiben tebeos y novelas baratas de aventuras. Las banderas le producen auténtico terror. Come ensaladas y escribe a mano. Y en un país en el que nadie dimite jamás, ni aun después de haber probado algunos políticos su ineptitud o su cinismo ante el pueblo -el señor Félix Pons con su piso de medio millón, por ejemplo, o los señores jueces de la Sala Segunda del Supremo al condenar al periodista Juanjo Fernández, o el gobernador civil de La Coruña, o los muy babosos dirigentes de Herri Batasuna, etcétera, él sólo piensa en dimitir de todo, incluso de esta página.

Pero no hay nada que le aburra tanto como hablar de sí mismo, así que basta. Vestido de diablo y ligero de equipaje -algunos discos, algunos libros (ninguno de Baltasar Porcel, por supuesto), algunas fotos- se va por fin al infierno.

Abur.
Juan Marsé. Autorretrato (II) A: Ronda Marsé. Edició d'Ana Rodríguez Fisher. Candaya, 2008. P. 29.

9 comentaris:

  1. Jo també m'he desprès dels llibres del Porcel. I conservo els del Marsé.

    ResponElimina
    Respostes
    1. A mi no m'ha calgut perquè no n'he tingut mai cap. De Porcel, vull dir.
      Ara pensava com carai "se frunce el ceño" en català i el traductor de Google m'ha dit que, si vull manifestar desgrat, val més arrufar el nas que les celles.

      Elimina
    2. Vinc del mirall. Ambdues operacions produeixen uns efectes semblants, passa que, si arrufo el nas, forço el pòmuls i semblo en Netol.

      Elimina
  2. Li he enviat al Juan Marsé el recull bloguístic de la setmana, i la setmana propera engeguem això de l'entrevista, si et sembl bé.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Comorrrr? Ho dic pel recull bloguístic. Conxo, això intimida.
      Pel que fa a l'entrevista, d'acord, estupend.

      Elimina
  3. Tenia un text inacabat i l'he acabat gràcies al teu post. O sigui que gràcies per la part que et toca (això sí, segueixo preparant la cosa de l'entrevista).

    ResponElimina
  4. Ara fa dos anys vaig llegir Cavalls cap a la fosca, del Déu Porcel. La meva condició de sofridora de les bravuconades diàries del porquet em va impedir fer-ho abans.
    Què vols que et digui. M'estic divertint molt més amb les Últimas tardes con Teresa, i no és per fer la pilota.

    Em tempta ara fer un autoretrat. Ves que no ho provi...

    ResponElimina
    Respostes
    1. Saps, ara he recordat allò d'en Jaime Gil, ja saps, "que la vida iba en serio i blablabla". I una cosa que he llegit fa poc de Philip Roth a El teatro de Sabbath: Nadie amado sale con vida. I nadie odiado, tampoc, hi afegeixo. I com que sóc burra, va i se m'ha acudit que li podria demanar a Marsé com porta això de que tothom vagi desfilant. Però crec que no ho faré.

      Elimina