dijous, 20 de març de 2014

la tieta lotte d'amèrica



Una lectora dona 4,3 millones de euros a la Biblioteca Pública de Nueva York
Lotte Fields, amante de los libros, pasaba los fines de semana leyendo junto a su marido en la sede de la institución, ubicada en la Quinta Avenida.

Una devota lectora que adoraba la Biblioteca Pública de Nueva York ha donado a la institución un «inesperado y extraordinario» regalo de seis millones de dólares (más de 4,3 millones de euros).
Según ha informado la institución en un comunicado, «en una trama propia de una novela clásica de misterio, una generosa neoyorquina ha donado seis millones a la Biblioteca Pública de Nueva York en honor a su amor por la lectura».
Al parecer, Lotte Fields, de 89 años, quiso que tan generosa donación se hiciera efectiva después de su muerte. Aunque Fields donaba dinero de forma habitual a la institución, «el extraordinario regalo era inesperado».
La Biblioteca asegura que Lotte Fields llevaba una «vida modesta en Nueva York, pero uno de sus mayores placeres consistía en pasar el fin de semana leyendo junto a su marido». «Su donación demuestra lo mucho que Lotte amaba los libros y la importancia que concedía al apoyo a los lectores», señaló Irwin Cantor, albacea del testamento de Fields.
«Para ser sincero, la Biblioteca se quedó asombrada al recibir el regalo de la señora Fields, pero nos sentimos profundamente honrados de recoger su propuesta y fomentar el amor por la lectura. Es una responsabilidad que esperamos honrar, junto con su vida y su legado», dijo Tony Marx, presidente de la Biblioteca Pública de Nueva York.
Conforme a la petición hecha por Fields, la Biblioteca separará el montante donado entre la sede de la Quinta Avenida y el edificio Stephen A. Schwarzman, que la institución posee en la calle 42, de manera que cada uno recibirá la mitad del dinero.
Lotte Fields, de ascendencia judía, heredó su fortuna de la familia de su marido, que comerciaba con lana.

Abc. Cultura. 14|3|2014.




1 comentari:

  1. tela marinera, aqui ho donarien a l'esgléssia...

    ResponElimina