dijous, 3 de desembre de 2015

sota terra



Al caminar por el Estadio Wutaishan en Nanjing, la capital de la provincia de Jiangsu, no hay que dudar en ser atraídos por un ligero aroma de café. Esto llevará a un antiguo refugio antiaéreo, donde la luz se atenúa hasta que, de repente, una cruz resplandeciente ilumina un pasillo lleno de libros.
Al final de este corredor, el vistante se maravillará con la vista de lo que se decía ser la librería más grande de una sola planta en el país: 4.000 metros cuadrados. En el techo cuelgan retratos de los artistas más reconocidos del mundo, como Picasso y Van Gogh, y cada columna está tallada con versos famosos.
Se trata de la Librairie Avant-Garde, una librería independiente de 15 años de antigüedad que muchos viajeros buscan cuando visitan la ciudad. Se encuentra en una zona que nadie se imaginaría que podría albergar la gran cantidad de conocimiento .
De cualquier manera es la mejor librería en China y por extraño que parezca está construido en la antigua plaza de aparcamiento para los vehículos gubernamentales que solía ser un refugio. En 1999, fue comprado por el dueño actual, Qian Xiaohua y lo convirtió en una librería impresionante Librairie Avant- Garde .
“Hemos elegido esta zona porque colinda con la Universidad de Nanjing . Se ha convertido en algo así como una segunda biblioteca para los estudiantes. Seguimos un dicho chino , tomamos algo podrido y lo transformamos en un pequeño milagro“, dijo en una oportunidad,
La belleza de esta librería es que funciona como una biblioteca pública. Hay dos mesas largas para la lectura y más de 300 asientos para los clientes de los lectores interesados que quieran pasar unas horas descansando o leyendo algo que les gusta .

Librerías subterráneas en Nanjing: Librairie Avant-Garde. Pedro Orrego. AbsolutChina. 28|1|2014.

Font de les imatges: CNN. China's most beautiful bookshop...in a car park.

[Font: Il libraio. Una delle librerie cinesi più belle? In un ex parcheggio sotterraneo. 2|8|2015]



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada