dissabte, 30 de novembre de 2019

consells


En la época en que tenía alumnos, les aconsejaba que de las dieciséis horas útiles del día dedicaran doce a leer, dos a pensar y dos a no escribir, y que a medida que pasaran los años procuraran invertir ese orden y dedicaran las dos horas para pensar a no hacer nada, pues con el tiempo habrían pensado ya tanto que su problema consistiría en deshacerse de lo pensado, y las otras dos a emborronar algo hasta convertirlas en catorce. Algo complicado, pero así era, y me quedé sin alumnos.

Augusto Monterroso. «Aconsejar y hacer». A: La letra e: fragmentos de un diario. Alfaguara, 1998. P. 124.


5 comentaris:

  1. L'autor ha eliminat aquest comentari.

    ResponElimina
  2. Perdó. No m'he sabut explicar. M'ha semblat que era una errada això de dedicar dos horas a no escribir. Disculpi.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Ah! Sona estrany, si es tractés d'alumnes normals. Però jo me l'he imaginat fent classes a l'Escola d'escriptura de l'Ateneu Barcelonès, per exemple, i llavors tot quadra.

      Elimina
    2. No hi ha res a disculpar. Un plaer veure'l per aquí.

      Elimina