dijous, 3 de setembre de 2020

només hem de deixar de callar quan tinguem alguna cosa a dir més valuosa que el silenci


«La extraña enfermedad de escribir o de leer lo que se escribe, que nos atormenta desde hace tiempo, sigue agravándose cada día. Los libros parecen colmar una necesidad del alma; se precisan para todos los temperamentos del espíritu, para todos los grados de inteligencia; por tanto, no deben ser menos variados en calidad y sustancia que los alimentos que tomamos. Considerados desde este punto de vista, sean buenos, mediocres, flojos, insípidos, etc. No hay libro que no encuentre lector hecho para él.» 
[Anne-Gabriel Meusnier de Querlon]


2 comentaris: