dimarts, 14 de juliol de 2020

cada any moren setanta lectors


«Cada año mueren setenta lectores y solo se sustituye a dos de ellos. Es una manera muy sencilla de visualizarlo», explicó Roth. Por «lectores» se refería a la gente que lee libros serios, con rigor y consistencia. «Por todas partes hay indicios de que la era literaria ha tocado a su fin —añadió—. La prueba es la cultura, la prueba es la sociedad, la prueba es la pantalla, la progresión de la pantalla de cine a la pantalla de televisión, y de esta al ordenador. Tenemos un tiempo y un espacio limitados, y solo existen ciertos hábitos mentales que pueden determinar cómo aprovecha la gente el tiempo del que dispone. La literatura requiere un hábito mental que ha desaparecido. Necesita silencio, alguna forma de aislamiento, y una concentración constante en presencia de algo enigmático. Es difícil comprender una novela madura, inteligente y adulta. Es difícil saber qué pensar de la literatura. Por eso digo que se comentan estupideces al respecto, porque, a menos que la gente tenga una buena formación, no sabe qué pensar de ello.»

David Remnick. «Fuera de peligro: Philip Roth». A: Reportero. Los mejores artículos del director del New Yorker. Traducció d'Efrén del Valle i Juan Manuel Ibeas. Debate, 2015. P. 133.

dilluns, 13 de juliol de 2020

una revelació


UN VESPRE VAIG TENIR UNA REVELACIÓ. Arrepapada al sofà, llegia una novel·la de Colette que es deia La cera verda. La història no explicava res, com aquell qui diu: una noia segellava cartes. I, malgrat tot, el relat em va captivar, sense que fos capaç d'explicar-ho. Enmig d'una frase que no aportava gaire informació suplementària, un fenomen increïble es va produir: un impuls em va recórrer la columna vertebral i, malgrat una temperatura ambient de trenta-vuit graus, se'm va eriçar la pell.
Estupefacta, vaig llegir el passatge que havia provocat aquella reacció, intentant escatir-ne l'origen. Però només era qüestió de cera fonent-se, de la seva textura, de l'olor, que és tant com no dir res. Aleshores, per què m'havia commogut tan espectacularment?
Vaig acabar descobrint-ho. La frase era bella: el que havia passat era això, la bellesa.
D'acord, recordava el discurs dels professors, "Analitzeu l'estil d'aquest escriptor", "Aquest poema està molt ben escrit; tal vocal, per exemple, apareix quatre vegades en aquest vers", etc. Aquesta mena de disseccions són fatigoses com un enamorat detallant a tercers els encisos de la seva benamada. No és que la bellesa literària no existeixi, és que és una experiència tan incomunicable com les gràcies de la Dulcinea a qui no hi és sensible. Cal enamorar-se un mateix o resignar-se a la incomprensió.
Per mi, aquesta descoberta equivalia a una revolució coopernicana. Juntament amb l'alcohol, la lectura omplia la major part dels meus dies: a partir d'aleshores, els dedicaria a la recerca d'aquella bellesa insoluble.

Amélie Nothomb. Biografia de la fam. Traducció de Ferran Ràfols i Nathalie Barbeta. Empúries, 2006. 

diumenge, 12 de juliol de 2020

en resum





dissabte, 11 de juliol de 2020

la alegria de la huerta


entreu en aquest enllaç i veureu parodies divertides realitzades per bibliotecàries i bibliotecaris, que són, segons l'article, la gent secretament més divertida del món. No us perdeu l'squetch de Saturday Night Live.





divendres, 10 de juliol de 2020

n'hi ha per llogar-hi querides!


JOSEP PEDRALS
Paraparèmies
El País
4|7|2020

Durant el confinament de 2020, al compte de twitter Poeta de Guàrdia, s’hi van anar penjant diàriament vídeos de poetes recitant peces fetes per a l’ocasió. La contribució d’Ester Xargay contenia un vers amb la reformulació d’una parèmia: “A les penes, queixalades!”.

La figura retòrica que consisteix a transformar una frase feta, la llicència de reescriure la fraseologia, podria dur per nom paraparèmia, perquè va més enllà (para-) del proverbi (parèmia). Aquest terme, però, ja el va utilitzar Carles Hac Mor per batejar una de les seves actituds artístiques: una mena d’antifórmula que podríem descriure com l’ortodòxia de l’heterodòxia, és a dir, el cul de mal seient que impossibilita una definició fixa per causa del canvi continu, d’una ànsia per no quedar mai adotzenat, tabulable. Amb aquesta paraula (paraparèmia), Hac Mor ho plantejava com una fugida de la literatura exemplaritzant, del seu element moralitzador, i també com un enfrontament amb la part més convencional del llenguatge, perquè els refranys són enunciats totalment fossilitzats, formes que ja venen donades, pensaments que ja venen pensats. Parem-hi a pensar?
Paraparem-hi: la revivificació de les unitats fràsiques (combinacions de mots fixades, institucionalitzades i repetides) és realment paraparèmica? La llengua conté, en aquest tipus de models de frase, alguns ordres sintàctics ben peculiars, totalment genuïns i comprensibles per tothom, maneres de dir ancestrals, formes lèxiques que han quedat aïllades, etc. Són elements que, per si mateixos, disparen una comoditat —diguem-ne— poètica en la glàndula lectora. Treballar-los en l’escriptura, de manera que mantinguin una part de l’estructura (siguin reconeixibles) però canviïn diversos elements (com un treball de satirització, però sense pretensions burlesques), provoca la reubicació d’alguns fonaments del pensament lingüístic, aporta especulació a les estructures tancades, remou l’arrel i fa que els arbres caminin. Anem bé!
Jo ho he proposat com a pràctica en diversos tallers i n’han nascut girs com perdre-hi goig i esquelles, endavant les natges, està que rima, salta a la pista o no estar per morgues. Però és que, quan Josep Maria Folch i Torres, a Les formidables aventures d’en Pere Fi, deia “buit de gom a gom”; quan Rubén Darío, a Los raros, deia “Lo púgil no quita lo Buckingham”; quan Joan Mateu i David Arnau, traduint i adaptant els diàlegs de les pel·lícules d’Ice Age, feien aparèixer “Namasté fins l’any que ve” o “La mare d’en Manny quan era gerani”, estaven fent això: entrar en un codi més vell que el nar a peu amb peces noves de trinca; feien paraparèmies.
N’hi ha per llogar-hi querides!

dijous, 9 de juliol de 2020

l'escriptor i el lector


La tristesa comença quan la novel·la s'ha acabat.
Aquesta és l'única raó per la qual en voldries començar a escriure una altra de seguida. Però si no és allà, que t'espera, és inútil fer córrer el temps.
Però no voldria que aquestes últimes afirmacions n'encoratgessin de seguida una altra, comuna als escriptors dolents: que escrius només per a tu. Malfieu-vos de qui ho diu, és un narcisista deshonest i un mentider.
Hi ha una única cosa que només escrivim per a nosaltres mateixos, i és la llista d'anar a comprar. Serveix perquè recordis què has de comprar, i quan has acabat de comprar ja la pots llençar perquè no és útil a ningú més. Tota altra cosa que escrius, l'escrius per dir alguna cosa a algú.
Sovint m'he preguntat: ¿encara escriuria, avui, si em diguessin que demà una catàstrofe còsmica destruirà l'univers, de manera que ningú demà no podrà llegir allò que escric avui?
En primera instància la resposta és no. Per què escriure, si ningú no em podrà llegir? En segona instància, la resposta és sí, però només perquè alimento l'esperança que, en la catàstrofe de les galàxies, alguna estrella pugui sobreviure, i demà algú pugui desxifrar els meus signes. Aleshores escriure, fins i tot la vigília de l'Apocalipsi, encara tindria un sentit.
Escrivim només per a un Lector. Qui diu que escriu només per a si mateix no és que menteixi. És espantosament ateu. Fins i tot des d'un punt de vista rigorosament laic.
És infeliç i desesperat qui no se sap adreçar a un Lector futur.

Umberto Eco. Sobre literatura. Traducció de Carme Arenas Noguera. Destino, 2002. P. 309-310.

dimecres, 8 de juliol de 2020

claire vaye watkins. nevada


A partir d’avui ja tinc una altra veu a seguir, …dona, joveneta, americana i un tros d’escriptora amb un estil que recorda a Ford, McCarthy i jo que sé quins autors més… Nevada editat per malas tierras és un llibre de relats boníssims tots, el primer dels quals sorprendrà a qui hagi vist la darrera peli d’en Tarantino…i als que no també. Boníssima no, el  següent.

NEVADACLAIRE VAYE WATKINS, a l'editorial Malas tierras.



dimarts, 7 de juliol de 2020

cultura vs. erudició


Lo fácil que es confundir cultura con erudición. La cultura en realidad no depende de la acumulación de conocimientos, incluso en varias materias, sino del orden que estos conocimientos guardan en nuestra memoria y de la presencia de estos conocimientos en nuestro comportamiento. Los conocimientos de un hombre culto pueden no ser muy numerosos, pero son armónicos, coherentes y, sobre todo, están relacionados entre sí. En el erudito, los conocimientos parecen almacenarse en tabiques separados. En el culto se distribuyen de acuerdo a un orden interior que permite su canje y su fructificación. Sus lecturas, sus experiencias se encuentran en fermentación y engendran continuamente nueva riqueza: es como el hombre que abre una cuenta con interés. El erudito, como el avaro, guarda su patrimonio en una media, en donde sólo cabe el enmohecimiento y la repetición. En el primer caso, el conocimiento engendra el conocimiento. En el segundo, el conocimiento se añade al conocimiento. Un hombre que conoce al dedillo todo el teatro de Beaumarchais es un erudito, pero culto es aquel que habiendo solamente leído Las bodas de Fígaro se da cuenta de la relación que existe entre esta obra y la Revolución francesa o entre su autor y los intelectuales de nuestra época. Por eso mismo, el componente de una tribu primitiva que posee el mundo en diez nociones básicas es más culto que el especialista en arte sacro bizantino que no sabe freír un par de huevos.

Julio Ramón Ribeyro. Prosas apátridas (completas). Seix Barral,  2007. P. 27-28.


dilluns, 6 de juliol de 2020

a cavall



Combatir el desempleo, la crisis y el analfabetismo mediante amplias dosis de cultura sufragada por el Estado: ese era uno de los cometidos de la Work Progress Administration. En torno a 1934, cuando se concibió el proyecto, las estadísticas solo registraban un libro per càpita en el estado de Kentucky. En el empobrecido territorio montañoso del este, sin carreteras ni electricidad, era impensable poner en marcha un sistema de bibliotecas móviles en vehículos, que tanto éxito estaban alcanzando en otras zonas del país. La única alternativa era lanzar a las aguerridas bibliotecarias por las trochas de los Apalaches para que llevasen a cuestas los libros hasta los reductos más aislados.
Una de ellas, Nam Milan, bromeaba diciendo que sus caballos tenían las patas más cortas en un lado que en otro, para no resbalar en los escarpados senderos de la sierra. Cada jinete recorría tres o cuatro rutas distintas cada semana, con trayectos de hasta treinta kilómetros por día. Los libros, procedentes de donaciones, se almacenaban en oficinas de correos, barracones, iglesias, juzgados o en viviendas particulares. Las mujeres, que tomaban su trabajo tan en serio como los infatigables carteros de la época, recogían los lotes en las distintas sedes y los distribuían por escuelas rurales, centros comunitarios y hogares campesinos. No faltaba la épica en sus cabalgadas solitarias: los documentos recogen anécdotas de caballos reventados en medio de ninguna parte, ante lo cual las mujeres continuaban el camino a pie, acarreando la pesada alforja de mundos imaginarios. [...] Aunque en 1936 el circuito alcanzaba a 50.000 familias y 155 escuelas, con un total de 8.000 kilómetros recorridos al mes, las bibliotecarias montadas de Kentucky apenas cubrían un décimo de las peticiones. 
[...] El programa empleó a casi mil bibliotecarias hípicas durante una década. La financiación terminó en 1943, el año de la disolución de la WPA, cuando la Guerra Mundial sustituyó a la cultura como antídoto frente al desempleo.

Irene Vallejo. El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo. 8a ed. Siruela, 2020. P. 400-401.

diumenge, 5 de juliol de 2020

rebels vs. revolucionaris


Lo que distingue al rebelde crónicamente indignado del revolucionario consciente es que el primero es capaz de cambiar de causa y el segundo, no. El rebelde dirige su indignación de pronto contra esa injusticia, de pronto contra aquella; el revolucionario es un hombre que odia con método, que ha reunido toda su capacidad de odio en un solo objeto. El rebelde siempre tiene algún rasgo quijotesco; el revolucionario es un burócrata de la utopía. El rebelde es entusiasta; el revolucionario, fanático. Robespierre, Marx, Lenin eran revolucionarios; Danton, Bakunin, Trotski eran rebeldes. Generalmente, son los revolucionarios los que modifican el curso material de la historia, pero algunos rebeldes dejan en él una huella más sutil y, sin embargo, más duradera.

Arthur Koestler. Memorias. Traducció de J.R. Wilcock i Alberto Luis Bixio. Lumen, 2011. P. 290.

dissabte, 4 de juliol de 2020

vostè és aquí


El que jo busco, va dir mentre ens esperàvem a la parada del autobús, és una obra que intenti ser generosa amb totes les contradiccions, que les confronti l'una contra l'altra i deixi que sigui el lector el que decideixi. [...] I quants lectors estan disposats a fer una cosa així? Quants n'hi ha que estiguin disposats a prescindir de la comoditat de les opinions clares, del bàlsam d'una veu narradora que els expliqui exactament on són?
Gabriel Josipovici. Moo Pak. Traducció de Ferran Ràfols. Raig Verd, 2012. P. 143-144.


divendres, 3 de juliol de 2020

cartes dels lectors


POL AMAT
elPeriódico
1|7|2020

Les biblioteques, que hagueren hagut de ser considerades serveis essencials com altres botigues i equipaments (llibreries, museus, petit comerç) i no haver tancat en cap moment, han anat obrint amb molt retard. La majoria, o totes, funcionen, encara ara, sense estat d'alarma, amb cita prèvia. Són com llocs foscos i ombrívols i no llocs plens de vida i de moviment. 
Si necessites un llibre, veus que el tenen a una biblioteca que és a la població veïna o una mica més enllà, has de demanar cita prèvia, presentar-te, esperar fora i se't dona el llibre com si fos un objecte perillós. No es pot entrar, no es pot consultar, no es pot fullejar, no es poden tocar els llibres ni diaris ni revistes. No té cap ni peus, com tantes altres coses. Com la falta de premsa als bars i restaurants.
Si fora de l'estat d'alarma i fora de les fases anem així, què ens ofereix el futur? Es pot anar en transport públic, anar al bar, entrar a un supermercat a vessar, però no es pot seure en una biblioteca? Fa falta molt de sentit comú, que en el camp de la cultura no sembla que funcioni.

dijous, 2 de juliol de 2020

microones no, gràcies


Em pensava que era fake, que es diu ara, però no. Resulta que en una biblioteca de Kent, Gran Rapids, Michigan, Amèrica, els han tornat un llibre passat pel microones, a fi i efecte de desinfectar-lo a consciència, per por d'encomanar-se de la covid-19, se suposa. Com que els llibres porten un xip RFID (identificació per radiofreqüència) que conté metall, doncs ja us podeu imaginar què passa si els feu fer un parell de voltes pel microones...
_____________________
P.S.: El llibres de Vic també porten xip, així que estigueu-vos-en, plis. D'altra banda, la nostra quarantena no és de 72 hores, sinó de 14 dies. Si volguéssiu agafar la covid amb un llibre de la biblioteca us costaria una mica. Ni menjant-vos-el, vaja.


dimecres, 1 de juliol de 2020

bromes que no fan riure


AURA LUCÍA MERA
Entre brumas
El País (Cali)
29|6|2020


Los libros se dan sus mañas para que los leamos. Me acaba de suceder. No recuerdo cuándo lo compré ni dónde. Tampoco su autor me suena conocido. Hace pocos días aprovechando la cuarentena senil y obligatoria me dediqué a arreglar la biblioteca porque de nuevo los libros me estaban atropellando. Cuando me vine a vivir a Cali traje los inseparables y los demás los regalé a bibliotecas, pero en estos años, poco a poco y sin darme cuenta, se han ido apoderando de nuevo de todos los estantes y mesitas auxiliares.
Salieron varias cajas repletas. De cada uno me despido como si fuera un amigo que emprendiera un largo viaje. Siento como si me arrancaran un trocito de piel, pero considero egoísta almacenar títulos que ya sé y no volveré a leer. Me tomo en espacio en silencio para el duelo, pero me despido, sé que llegarán a enriquecer otras mentes.
Días después de la 'limpieza' le di un repaso a los que se quedaron conmigo. Contemporáneos como Herta Muller, Grossman, Sándor Márai, Philippe Claudel, Philippe Lancon, Paolo Giordano, Margaret Atwood, Henry Marsh, Javier Cercas, Manuel Vilas, Juan José Millás ,y de los nuestros como Gamboa, Silva Romero, la colección de Alfredo Molano, Héctor Abad Faciolince, Sánchez Baute, Antonio Caballero, Paola Guevara y Ángela Becerra. Además de los clásicos intemporales y eternos, en fin. Seleccioné curiosamente las estanterías llenas pero con menos caos.
De pronto me cae de sopetón 'Entre Brumas'. De un tal Bernlef. Busco en la solapa, veo en la foto un hombre con cara de gnomo que se llama Hendrik Marsman, novelista, ensayista, poeta y traductor holandés, nacido en 1937, merecedor de innumerables premios. 'Entre Brumas' fue publicada en 1984 ,con más de medio millón de ejemplares vendidos en lengua neerlandesa, y esta es su única obra traducida al español.
¿Cómo llegó a mis manos? ¿Dónde lo compré? ¿Cómo se salvó del 'expurgue'? Lo inicié, y las lágrimas me hicieron pausar varias veces. Una obra maestra en la que el narrador va compartiendo su lento pero irreversible camino hacia el mundo misterioso, brumoso, oscuro e impenetrable del Alzheimer.
En la contra carátula, un escritor holandés escribe: "Toda mi generación le regaló a sus padres 'Entre Brumas' con la esperanza de conjurar así el deterioro de sus facultades mentales, pero mi madre ya no se acuerda de haberlo leído.". Y Harold Pinter, Premio Nobel de Literatura: "La razón de Maarten va escapándose centímetro a centímetro y al final se disuelve por completo".
"Hay algo que piensa dentro de mí y que de repente se detiene a medio camino. Empieza con otra cosa distinta y se detiene también. Como un coche al que se le parase el motor, continuamente"... "Me estoy escondiendo por dentro. Es un proceso contra el que no puedo hacer nada porque yo mismo soy ese proceso"..." A veces no logro recordar una palabra determinada; se oculta detrás de la otra que tiene un significado parecido"..." A veces los pensamientos pasan tan vertiginosamente que no tengo tiempo de pensarlos"..."Parece como si yo perdiera palabras como otros pierden sangre. Parece como si mi pensamiento sufriera una especie de mareo".
PD. 'Entre Brumas', una prosa casi poética, punzante, dolorosa, aterradora que arrastra al túnel sin regreso. Pienso en todos aquellos hombres y mujeres encuarentenados, encerrados en sus mentes y en sus apartamentos, sin los cuidados necesarios en este tránsito hacia la oscuridad total. Pienso en los cuidadores, pienso en las familias. Ojalá este libro les pudiera acompañar en estos momentos. ¡Les ayudaría a comprender!

dimarts, 30 de juny de 2020

l'assassí som nosaltres


«El grupo del Oulipo construyó una matriz de todas las situaciones policíacas posibles y descubrió que aún no se ha escrito ningún libro donde el asesino sea el lector.
Moraleja: [...] una verdadera pesquisa policíaca debe probar que los culpables somos nosotros».

Umberto Eco. Apostillas a El nombre de la rosa. Traducció de Ricardo Pochtar. Lumen, 1986. P. 83. 

dilluns, 29 de juny de 2020

a mà



Una colección de puño y letra
Eva Millet
La Vanguardia | Magazine
8|9|2019
De Isabel la Católica a la reina Victoria. De Napoleón a Kennedy, de Newton a Freud. Durante casi medio siglo, el editor brasileño Pedro Corrêa do Lago ha reunido miles de cartas, manuscritos, fotografías firmadas y dibujos que conforman la colección privada de documentos autografiados más completa del mundo. La editorial Taschen los recopila en un libro.

Medio en broma, Pedro Corrêa do Lago se define más como “un loco” que como un coleccionista de manuscritos y autógrafos de personas notables. Una pasión que ha definido su vida desde la adolescencia y que ha hecho que, sin ser millonario, haya conseguido tener la colección privada de estos documentos más completa del mundo. “Mi locura”,  explica en un perfecto español, uno de los mucho idiomas que esta brasileño habla con fluidez, “fue la idea de hacer una colección universal, generalista e enciclopédica, lo que es un decisión totalmente absurda que no recomiendo a nadie”. Él, sin embargo,  lo ha hecho. Y a qué escala. “Nunca pensé que tendría medios para ir comprando lo que he comprado, no vengo de una familia acaudalada. Pero estos últimos quince años he estado trabajando en el mercado del arte, me ha ido bien y… todo lo que gano lo pongo en esto”.
Esto son miles de documentos escritos o firmados por muchos de los y las protagonistas de la historia de Occidente. Políticos, escritores, científicos, reyes, zares, exploradores, compositores, filósofos, artistas y conquistadores, entre otros. Desde un pergamino de 1153 con la rúbrica de cuatro papas hasta la firma del científico Stephen Hawking en el 2006, compuesta por una impresión de la huella de su pulgar. La colección de Corrêa de Lago abarca casi 900 años de historia y se conserva en una serie de archivos de media tonelada de peso, a prueba de fuego, que reposan en un salón de la planta baja de su domicilio de São Paulo.
“Cuando entro en esta sala, de unos treinta metros cuadrados, estoy rodeado de la historia del mundo y la cultura de Occidente. ¡Es una cosa fantástica!”, exclama: “Poder zambullirme en el mundo de Proust o en la edad media. En un cónclave papal o en la historia de España —con Felipe II, ¡que era un burócrata increíble!—. Es un forma de tener una participación en eventos que me interesan. Como cuando leyendo una biografía de Maquiavelo y tengo una carta suya en mis manos, es casi un milagro”.
Corrêa do Lago empezó su colección cuando era un adolescente, con un autógrafo, de François Truffaut. “Había visto su película El niño salvaje, que es fabulosa. Por carta, le pedí un autógrafo y él tuvo la gentileza de enviármelo”. Lamenta no haber tenido nunca la oportunidad de agradecerle al cineasta francés aquel gesto: “Que, en cierta manera, cambió mi vida. Si no me hubiera contestado… Quién sabe, quizás no me hubiera insuflado la chispa”. Pero aquella respuesta le condujo “a esta locura –repite– de tener las firmas de las aproximadamente cinco mil personas que, a mi juicio, tuvieron el papel más importante en el arte y en la ciencia y en la música, la música, la literatura el entretenimiento y la historia de Occidente”.
Sin embargo, a Corrêa do Lago no le gusta que lo describan como un cazador de autógrafos. “Nada más lejano. Yo creo que en mi vida habré pedido, quizás, diez autógrafos… Lo que hago es comprar documentos escritos de mano de su mismo autor o firmados por una persona notable: esa son las dos definiciones de autógrafo. Lo que ocurre es que la primera ya está en desuso. Por ello, la gente piensa que sólo me interesan las firmas, cuando no es realmente así”. 
Hace un tiempo, Corrêa do Lago consiguió algo que ni había soñado: exponer parte de su colección en la Biblioteca y Museo Morgan de Nueva York, que alberga la colección de libros y manuscritos del banquero John Pierpont Morgan. De esta muestra surgió el libro La magia del manuscrito (Taschen), cuyas imágenes ilustran este reportaje y que recopila 140 documentos de su colección. La selección (que no ha sido nada fácil), incluye cartas de Lucrecia Borgia, Vincent van Gogh y Emily Dickinson. Bocetos con anotaciones de Miguel Ángel, Jean Cocteau y Charlie Chaplin y manuscritos de Giacomo Puccini, Jorge Luis Borges y Marcel Proust.
De todos ellos, su propietario extrae una historia. “Cuando compro una carta de alguien, tengo la impresión de que me acerco a esa persona. Tengo más interés, leo más sobre ella y descubro cosas”, cuenta. Hasta el punto que cuando toca el mismo papel que esa persona tocó: “Se establece un vínculo. Me siento un poco como si formara parte de mi círculo de amigos”. Un círculo bastante amplio, compuesto por algunas de las figuras de la historia y la cultura mundial como Einstein, Freud, Toulouse-Lautrec, Simón Bolívar, Mata Hari,  Isadora Duncan, Proust, Napoleón o Isabel la Católica. De la reina española conserva una carta donde se hace referencia a la compra de unos azulejos sevillanos para la Alhambra. De Proust y Napoleón tiene decenas de piezas. “De Napoleón, por ejemplo, desde que era un joven que se llamaba Bonaparte hasta que fue desterrado a Santa Elena. No, realmente, no me aburro nunca”
Hijo de un diplomático brasileño, Corrêa do Lago vivió de niño en diferentes países, lo que le convirtió en políglota y avivó una curiosidad que continúa. “Mi padre no tenía una fortuna personal, aunque he tenido una educación muy privilegiada gracias a él. Ello me ha permitido poder trabajar en lo que me gusta, en el mundo del arte y también en el editorial. Esta es, en definitiva, una colección amasada por un tipo que se gana bien la vida, es un poco loco y puede comprar”, sintetiza.
¿Cómo lo hace?
Adquiere, sobre todo en remates: en librerías de viejo y bibliotecas de pisos que se vacían, donde pueden encontrarse verdaderos tesoros. “Una vez, uno de los traperos que vaciaba un piso me llamó a mi móvil diciéndome que tenía ‘un manuscrito español’”. Resultó ser Las hazañas de segundo David, de Lope de Vega. Cuarenta páginas manuscritas, de 1619 que habían pertenecido a la familia imperial de Brasil, emparentadas con la casa real española. “Un auténtico milagro, que hubiera un manuscrito de Lope de Vega en mi propio país”, comenta aún emocionado. Si hubiera otro milagro, ¿qué le gustaría encontrar?: “Hace poco compré una de las cosas que más quería adquirir, una carta de Descartes, pero me falta algo de Martín Lutero”. Los manuscritos del impulsor de la Reforma Protestante son, dice: “Carísimos, como todo lo relacionado con Galileo… Pero no me puedo quejar. He conseguido cosas increíbles”.
A los 61 años, a Pedro Corrêa do Lago todavía no le preocupa el futuro de su colección, pero le gustaría que algún día una institución se hiciera cargo de ellla. Entre tanto, la sigue disfrutando. Sigue comprando y visita los manuscritos guardados en su casa, donde vive con su esposa, mujer tan inteligente como paciente.
La colección se conserva en contenedores a prueba de fuego, pero si un día fallaran… ¿Qué pieza salvaría?: “Si tuviera la posibilidad de salvar una, imagino que intentaría salvar muchas más y… acabaría quemado”, responde riéndose.



diumenge, 28 de juny de 2020

la mort d'un escriptor


Al poco de fallecer Truman Capote, en agosto de 1984, Gore Vidal, a quien lo unía una enemistad profunda y querida, hizo unas enigmáticas declaraciones a una periodista: "¿Su muerte? Creo que es buena para su obra". La frase, observada desde lejos, parece una de esas maldades que exige años armar. A medida que uno se aproxima, sin embargo, y repara en los entresijos de la oración, ya duda. Después de todo, cuando la obra es lo único que queda de un autor, siempre refulge.

 Juan Tallón. «Muerte de un escritor». El País. 21|8|2015.

dissabte, 27 de juny de 2020

caiguts del cel


Llibres amb drons, la fórmula d'una bibliotecària per superar el confinament a Virgínia
Els alumnes de les escoles públiques del comtat de Montgomery són els primers al món que fan el préstec online i un dron els porta els llibres al jardí de casa
ccma.cat
24|6|2020 

Les aplicacions dels drons són infinites i la majoria estan per descobrir. El confinament obligat en molts països a causa de la pandèmia pel coronavirus ha estat una situació que ha fet buscar noves solucions en les quals els drons han tingut el seu paper. Tasques de seguretat, de vigilància i en aquest cas han estat útils a una bibliotecària de Virgínia, als Estat Units, per fer arribar llibres als estudiants confinats casa.
Kelly Passek treballa per a les escoles públiques del comtat de Montgomery, a l'estat de Virgínia, i ha trobat amb els drons una forma creativa perquè els alumnes continuïn tenint accés als llibres i les eines que necessiten per estudiar i llegir a casa.
Els estudiants poden sol·licitar el préstec d'un llibre a través d'un formulari online i després reben els llibres al jardí de casa seva amb un dron. Passek coordina el servei de préstec i el procés de lliurament amb l'empresa de drons Wing. Empaqueta els llibres en capses especials i Wing, una empresa filial de Google, és la que els fa arribar amb els drons a cada casa.
La bibliotecària i les escoles del comtat de Montgomery són els primers del món a oferir un servei de préstec de llibres amb drons. "Estem emocionats per aquesta oportunitat de tenir una forma realment única de lliurar recursos als nostres estudiants", diu Passek.



divendres, 26 de juny de 2020

màscares


MÁSCARA Y LOS ENMASCARADOS. Servando Rocha.
Un segle i mig de terror, màgia, anarquia….i distanciament social.

«Yo amo a aquellos que no saben vivir más que para desaparecer, porque esos son los que pasan al otro lado».

Así habló Zaratustra, Friedrich Nietzsche.

Siempre ha estado con nosotros. Hemos sentido una y otra vez su presencia, en ocasiones amenazante pero siempre fascinante. Rebeldes, chamanes y terroristas, entre otros, han ocultado su rostro, usado el disfraz o defendido el anonimato, desde los tenebrosos Vigilantes, las antiguas sociedades secretas y los primeros klansmen, ocultos bajo impresionantes máscaras de animales, luciendo cuernos y armados con cuchillos, hasta el escurridizo Fantômas —el primer gran archivillano— y la belleza perturbadora de Irma Vep y Les Vampires, la sonrisa siniestra del Guy Fawkes de Alan Moore y David Lloyd en V de Vendetta (el rostro, ahora ubicuo gracias a Anonymous, que aseguraba que no puede matarse una idea) y el pasamontañas negro del subcomandante Marcos o el multicolor de Pussy Riot. Mientras todo esto sucedía los anarquistas eran representados como enmascarados, aunque ninguno lo fuese, y en un famoso cabaret atestado de prófugos, soplones y espías, Dadá abrazaba cada noche lo primitivo y atávico en bailes enmascarados, lo mismo que la Bauhaus y sus ballets experimentales, mientras Rudolf von Laban y Mary Wigman, ambos coreógrafos, bailarines y ocultistas, se unían a los dadaístas y celebraban en una comuna suiza un Festival del Sol donde invocaban a «los demonios y las brujas de la noche». Se vivía una época extraña. Eran los años oscuros.

«—¡Quítale la máscara! ¡Arráncale la cara a este mamón, tío!
  —¡No! ¡Mi cara! ¡Devolvédmela!»
Watchmen, Alan Moore y Dave Gibbons